Mis referencias de diseño son el alce y arce, la orquídea y el granito (más el de pus que la piedra), lo que se pudre y lo que enferma, y no ese logo, esa botella ni esa casa.El diseño, el de verdad, el que vive y muere empujando antes al próximo, el que merece el mayor de los respetos, lleva existiendo y sin hacerse, lleva estando y sin ser diseñado una cantidad inconcebible de tiempo… eso es diseño.

Diseño es la mancha en la piel que se ha vuelto ojo; es el ojo que eras más tarde mira y piensa la mancha.

Si respirando ya comiéramos, si el aire mismo ya nos nutriera, tendríamos posiblemente más palabras asociadas a los gustos.Poseeríamos más nombres propios para los sabores, más que el puñado de genéricos actual (ácido, amargo, dulce, agrio, salado…)Si queremos ser precisos, pronto tenemos que acudir a cosas como “un sabor parecido al de la canela, pero con un toque más fresco”, que equivaldría a decir “tiene un color similar al del liquen en otoño”, en lugar de “verde seco”.Tenemos miles y miles de nombres para objetos visuales, auditivos y táctiles, y esto es así porque podemos ver, escuchar y tocar sin hambre y sin hartazgo imperativos.El olfato está a mitad de camino: no sentimos apetito por catar perfumes, pero sí que podemos saturarnos de ellos.Es la saturación la que debe definir más fuertemente la escasez de nombres, puesto que tenemos más especificidad para objetos de la visión, de la audición y del tacto que para sabores y olores: el hartazgo nos separa del mundo, nos mengua el interés por él.Con hambre no tenemos tiempo de generar código, y saciados ya no nos interesa…

Si te cabe una duda que inteligencia es buena gestión de la diferencia, que no te quepa alguna que la mala gestión es signo de su total carencia.

ideas-vampiro - ernesto alegre

Pensar pensamientos antiquísimos, cosas pensadas por tanta gente ya muerta y muerta desde hace tanto, es como prestarle la cabeza a ideas inmortales pero dependientes y muy necesitadas de nuestro pensamiento para seguir respirando.
Somos usados por esas nociones como si fueran vampiros que no mueren, pero que precisan de sangre nueva para seguir aquí, entre nosotros.

para difícil, el tiempo - ernesto alegre

El tiempo es probablemente una de las cosas más elusivas con las que tengamos que lidiar: es básicamente incomprensible porque es prácticamente inexperimentable.
Cuando pensamos al tiempo “desde fuera” (por ejemplo pensando unidades como 1 año, o una década o 1 minuto en el pasado o en el futuro), concluimos en un objeto absolutamente diferente al que obtenemos al pensarlo “desde dentro”, es decir, mientras lo estamos viviendo.

si fuera ministro de educación - ernesto alegre

Una de las cosas que más miedo me dan (aún más que encontrarme rodeado de tarántulas en una bañera, o imaginarme dentro de una cancha de fútbol con miles de tipos gritándome para que haga algo), son los ministros de educación.
Tengo la sensación de que piensan en sí mismos y en su tarea de una forma bastante superficial; de no hacerlo así -y a la vista de sus resultados- creo que no deberían poder dormir por  las noches.  Es la liviandad de pensar que su trabajo se trata de asignaturas y de contenidos, de la forma de los exámenes o de las fechas del comienzo de las clases, lo que me produce ese terror: prefiero cruzarme antes con una manada de religiosos que con un ministro de educación…

Otras morfologías - ernesto alegre

La naturaleza de la forma no es solo visual.
Podemos pensar en una morfología táctil, en una olfativa, en una auditiva, en formas del gusto.
Podemos incluso concebir morfologías abstractas.
En relación a las vinculadas con sentidos clásicos, no debemos confundir forma con textura, por ejemplo, ni forma con otro tipo de estímulo dentro de cada aparato de percepción (quiero decir, sentido).
Ni amarillo, ni áspero, ni acre, ni dulce ni agudo son formas; pero el amarillo y lo áspero y lo acre y lo dulce y lo agudo, tienen su morfología.
¿Cuál es la forma del azul? ¿cuál la de lo amargo? Estas son buenas preguntas, y haríamos genial en intentar responderlas… “la forma de la disonancia”, “la forma de la transparencia”…

un animal gigante despierta - ernesto alegre

Cuando veo las manifestaciones que terminan inexorablemente en batallas, la sociedad me da terror como lo haría un animal enorme y bobo que ha estado dormido todo el tiempo, y despierta con hambre.
La sociedad hoy equivale a un adolescente a quien de la noche a la mañana se lo manda a vivir solo y a hacerse cargo de su vida integralmente.
Pensará en la comida cuando tenga hambre y en ganar dinero cuando tenga que pagar por algo.
Hemos pasado de la sociedad con jefes y padres, a una sociedad sin cabeza y solo con dueños.
Si esto es una transición a la madurez social progresiva, bienvenidos la incertidumbre y el miedo pasajeros, pero entendamos que hay que construir los mecanismos que nos permitan desarrollar esa madurez distribuida.
Solo prendiendo fuego, una vez que ceda la rabia y se apague la ira, veremos que todo son cenizas y que siguen allí esas cosas que motivaron a salir a romper lo que había. Si ese momento no es puente hacia otra situación, puede que estemos peor que antes.

la perversión UR del diseño - ernesto alegre

El diseño, no importa de qué diseño hablemos ni de qué tipo de pieza ese diseño esté diseñando, demanda estilizar, tomar críticamente decisiones en dos planos: el estético y el funcional.
En ambos el diseñador debe definir qué camino tomar, qué elementos, estructuras, dinámicas y procedimientos incluye y cuáles elimina.
Su objetivo es la perfección tanto en la forma como en la función, y la búsqueda de la perfección ejerce una presión que expulsa de la pieza cualquier elemento que no contribuya 100% al plan de diseño, sea ese elemento morfológico o funcional.
Al diseño no le importa la verdad, le importa solo la perfección por eso crea piezas que intentan acercarse a ella, aunque esto signifique alejarse de la verdad.
Por este motivo en muchas circunstancias, que algo “esté diseñado” es sinónimo de escasa credibilidad, ya que no es “de verdad”.

criatura dinámica - ernesto alegre

El otro día, siguiendo por televisión el juicio por el asesinato de George Floyd, el abogado de Derek Chauvin en su alegato final, mostraba documentos usados para la formación de la policía de Minneapolis.
En un párrafo escogido, se leía que “las muchedumbres son criaturas muy dinámicas”, y realmente me gustó mucho el concepto de “crowd as a creature”; asimilar una multitud de criaturas a una sola.

La comunicación proteica 2 - ernesto alegre

En el primero de este dúo de artículos cortos, pretendí comparar la absorción de proteínas con la de ideas, a partir de algunas similitudes que pueden verse entre ambos procesos.
Si damos por cierto que cuanto más profundamente comparten código quienes se comunican, más garantía de comprensión mutua hay, si acordamos por otra parte que compartir código no involucra solamente una cuestión léxica sino además cuestiones estructurales, de “forma de pensar”, y si por último también coincidimos en que, como sostenía el artículo previo, existen formas más proteicas que otras de transmitir las ideas, mi siguiente pregunta es si todos los valores, conceptos y atributos son transmisibles por una abstracción como lo es una marca.

La comunicación proteica - ernesto alegre

En términos de nutrición tenemos dos formas de incorporar proteínas: vía alimentos de origen vegetal o de alimentos  de origen animal.
Cuando estos provienen de animales, la asimilación de la proteína es mucho mayor, y el motivo es que dichas proteínas son mucho más parecidas a las nuestras, que somos animales y no plantas.
Independientemente de que un alimento vegetal posea más proteínas que uno de origen animal (la soja por ejemplo es más proteica que la carne), nuestro cuerpo “comprende” y absorbe mejor a las segundas.
En comunicación tenemos una dinámica paralela.

DC&HO - un camino corto en la dirección equivocada - Ernesto Alegre

Actualmente experimentamos las consecuencias de una multiplicación de las fuentes generadoras y redistribuidoras de comunicación.
Al ser mucho más sencillo que antes crear y publicar contenido y al tener herramientas para escalar hacia arriba su distribución, el resultado es la superabundancia de piezas de comunicación, de los enfoques que estas expresan, de sus formatos y de sus temáticas.
Son muchas las diferencias que encontramos entre cómo se comunicaba antes de la “era digital” (disculpas por el cliché), y cómo lo hacemos ahora.

DC&HO - Lo que nos está pasando ahora - Ernesto Alegre

Ahora mismo, en este preciso momento, no sabemos muy bien qué está pasando, no sabemos muy bien a quién creerle y finalmente no sabemos muy bien qué pensar.
Da la sensación de que el aire que respiramos ya no solo contiene oxígeno y nitrógeno, sino crecientes cantidades de incertidumbre y desconfianza, que no son gases pero que circulan entre nosotros como si los fueran.
Los siguientes 7 factores confluyen en el presente, complementándose y a veces potenciándose de forma mutua; comprenderlos es comenzar a entender nuestro contexto.

Realmente hay algo repelente en quienes se llaman a sí mismos intelectuales, creativos o artistas.No pasa nada cuando a alguien otra persona lo define de esa forma; el problema es la utilización de estas definiciones para aplicarlas a uno mismo.

la opción generativa - Ernesto Alegre

La gráfica generativa, al igual que sucede con cualquiera de sus primas de modalidad
(la música, los motion graphics o las piezas de diseño en 3 dimensiones), nos posibilita un acercamiento “divino” al acto creativo.

el espejo digital, por ernesto alegre

En muchas oportunidades, de una forma u otra, entre colegas o con clientes, ha surgido el debate sobre dónde se refleja más la demanda y el interés social, si en medios masivos o en los medios digitales con sus correspondientes capilarizaciones en los medios sociales.

A lo largo del ancho, profundo, permanente y superabundante flujo de información acerca de la Covid-19 en el que aún estamos inmersos (pugnando por mantenernos a flote, diría), podríamos discriminar entre el buen y el mal contenido que venimos recibiendo.

el volumen en la niebla. por ernesto alegre

El artista es antes alguien que presiente que alguien que sabe.
Palpa lo que le rodea (pero que aún no ve), encuentra y saca una cosa a la luz.
Sospecha que por allí hay algo, pero al verlo es el primer sorprendido, quien primero se expone.
Su razón de ser es arrancarle objetos a la invisibilidad; arrebatarle cosas al estómago de la oscuridad…

Especial, por ernesto alegre

Cada molécula de realidad porta y merece belleza.
Todo momento (no cualquier momento) es un momento especial.

propósitos de nuevo año e identidad - ernesto alegre

Comprar el equipo de gimnasia no es la parte más difícil de mi propósito de perder peso: lo es seguir usándolo en abril, en mayo.
La identidad declarativa, esa de “somos tal y cual cosa” es la parte sencilla del asunto: tardo en definirla tanto como en escribir un pequeño relato, un cuento. Ponerla en práctica, hacerla actividad, es la parte difícil.

nosotros_ ernestoalegre

Una de las cosas que nos caracteriza como especie (aunque no me sorprendería descubrir algún día la noticia de que no somos los únicos), es nuestra necesidad de nombrar y nuestro copioso ejercicio de la nominación.
Les ponemos nombres a las cosas; no a todas -infinidad de cosas no tienen nombre- pero sí a aquellas que nos sirven para algo, sea esto lo que sea.
Hay gestos que hacen los bebés que no tienen nombre, hay cosas muy pequeñas que juntamos al barrer que no tienen nombre, hay dolores y sensaciones y formas y colores, hay situaciones y estados y hasta partes de nuestro cuerpo que no tienen nombre.
Pero cuando llega el momento en que eso que no tiene nombre comienza a servirle a alguien para algo, aunque imposible y elusivo, ese alguien le pone un nombre.

detergente contra la agenda - ernesto alegre

No es difícil ver la realidad que nos rodea como a un tejido de agendas.
De por sí el aire que respiramos es un aire simbólico, un aire con más signos que hidrógeno, pero en la actualidad esos signos se integran en propósitos con relación a los demás, es decir, instrucciones para que unos hagan lo que otros quieren que hagan.
Nos hemos convertido en animales que básicamente dicen, y se la pasan diciendo sin parar. Es más, infinidad de personas más que hablantes son ahora militantes, son proselitistas de sus agendas.

silencio, por ernesto alegre

Iba a escribir sobre la necesidad de modular, de aflojar alternadamente entre tensión y tensión.
Sin silencio se degrada el poder comunicacional de lo hablado, sin los vacíos del papel no hay letra ni dibujo, sin el espacio entre palabras no hay palabras, sin fondo no hay figura, sin el espacio libre de objetos no hay movimiento posible, simplemente porque estaríamos incluidos como un insecto en ámbar. Tenemos que exhalar para poder volver a inhalar.
Necesitamos modular porque sin esa dinámica sencillamente enloquecemos.

El Instituto Imperial de las Nubes - ernesto alegre

Como todos saben, en el Instituto Imperial de las Nubes los más reputados expertos estudian, disertan y regulan las formas correctas de nubosidad.
Bienalmente publica el Tratado y Diccionario General de Nubes -hasta 2017 esto se hacía todos los años-, conocido coloquialmente como TraDiGeNu, donde se especifica la buena y la mala nubosidad, lo que puede y lo que no puede darse a determinada altura en la atmósfera.

el aporte de los ultras - ernesto alegre

La verdad es que no me resultan válidos, la enorme mayoría de las veces, los argumentos radicales.
Y tampoco me resulta válido considerar que no sirven de nada.
Siendo un poco menos general, diría que en una disciplina sí que es genial la radicalidad: en la ideación con fines de creación (ya sea innovación, creatividad o imaginación) allí sí que desafiar el límite es necesario. También diría que las posturas de extremo son particularmente inimplementables cuando se trata de situaciones sociales.
Pero aún así, en este último caso, están lejos de ser inútiles.

tragedia de género - ernesto alegre

El desánimo de la demora.
Resulta un factor de desánimo vivir en lo que se considera el pasado.
Me refiero a vivir situaciones culturalmente superadas, por las que ya se ha transitado y que deberían, no solo en los papeles, estar ya resueltas.
Una de la definiciones más concretas y experimentables de subdesarrollo, es aquella que lo define como el sistema que toma todos los problemas y los convierte en condiciones.

Maradona

Es imposible ya no ser justo, sino remotamente verosímil, hablar de Maradona y no hacerlo hablando del cúmulo, hablando de una gran multitud de cosas al mismo tiempo.
Cuando pensamos en las esculturas sociales, esas creaciones colectivas como los líderes, los héroes, los ídolos, las costumbres o las lenguas, es preciso hacerlo desde una mente con forma de abrazo, antes que desde una con forma de aguja.
Estas cosas no se pueden tratar desde el análisis sino practicando la síntesis.

por qué soy como soy - Alexander Percy Blake

Por algún motivo que está en un estante muy por encima de mi cociente intelectual, muchas personas creemos, incluso aseguramos, que “nos pasan cosas”.
Realmente dudo que las cosas “pasen”, y mucho menos que “nos pasen” a nosotros: sospecho que las cosas no nos toman en cuenta -poniéndome radical hasta diría que las cosas no piensan ni nos perciben siquiera-, y que la explicación de aquello que vivimos y experimentamos debe “pasar” por otro lado…

Las acciones reverberan.
Hacer algo, lo que sea, no solo produce ese algo que se hace sino también una modificación en la identidad de quien lo hace: ahora soy también el que hizo eso.
Además de esa variación en la identidad -las más de las veces sutil, casi imperceptible-, también se produce un cambio de posición: nos hemos movido en alguna dirección, poco o mucho, pero ya no estamos en el mismo lugar que antes de haber hecho eso que hicimos.
Componer, escribir, delatar, viajar y mentir, cambian en algo o en mucho a quien las performa, y también dejan a esa persona en otro sitio.
Algunos ejemplos servirán para transmitir mejor esta idea:

La experiencia nos indica que cuanto más tiramos del ovillo, menos lana queda en él y más pequeño éste se vuelve.
El sentido común, que es una forma de razonamiento básica y táctica que solo sirve para resolver nimiedades, nos dice que si en una ciudad hay un exceso de automóviles, incrementar el número de calles y carreteras, hará que ese volumen de vehículos se empequeñezca. Sería algo así como desmadejar el ovillo para hacerlo más pequeño.
Pero cuando se hace esto, cuando se suman más y más vías, lo que ocurre es que aumenta también el número de automóviles.

contemporáneos del martillo, por ernesto alegre

Imaginemos a una persona, hace miles de años, clavando una astilla de madera dura o de hueso en un asta.
Golpeando la misma con una piedra, intentando que las imperfecciones de ésta no dañaran ni desviasen la dirección de la pieza que pretendía insertar.
Imaginemos que en algún momento se le presenta otra persona con un martillo en la mano (obviemos la anacronía, por favor), y que el primero percibe casi instantáneamente la superioridad de esa nueva herramienta.
Al comenzar a usarla, entiende táctil y cinéticamente el beneficio de una superficie compacta y lisa de metal golpeando sobre los objetos, y la ventaja del equilibrio y la potenciación del golpe al asir el martillo por el mango.
Consideremos ahora la siguiente situación: este artesano, encantado con su nueva herramienta, al asomarse por una ventana ve a un montón de personas en el exterior persiguiéndose unas a otras con martillos; ve también que cuando alguna alcanza a otra, le descarga un golpe valiéndose del mismo.

La Tormenta, por ernesto alegre

La mayoría de las tragedias hacen que quienes las sufren las sobrevivan con marcas, en partes, con traumas, con golpes, estropeados, hasta casi sin vida.
Pero hay algunas que no dejan salir a aquellos que han abrazado: son tragedias que cambian a sus víctimas en tal medida, que quienes salen de ellas no son quienes entraron.

El pueblo-niño, por Ernesto Alegre
Es super fácil… o no, es super difícil.
Cualquier persona medianamente crítica consigo y con aquello que la rodea, entiende casi sin la necesidad de una gran explicación, que dado un problema a escala social, lo que termina siendo el problema es la sociedad misma en su incapacidad de gestionarlo.
Precisamente ahora, esto queda muy claro con la pandemia de la covid19: es más digna de miedo la sociedad que la padece que el virus que la provoca.
La clave de la contención -mientras le damos tiempo a los científicos a que desarrollen vacunas y tratamientos- es básica: distancia, mascarilla e higiene.
Se ha dicho, se dice y se dirá cientos de millones de veces en todo tipo de canal con todo tipo de mensajes, contenidos, tonos y registros: distancia, mascarilla e higiene.
No hay que ser super inteligente para performar las acciones que se demandan, no hay que estar especialmente informado, documentado ni educado, no hay que ser particularmente bondadoso, ni generoso, ni empático, no hay que ser rico, ni bello, ni simpático: sólo guardar la puta distancia, usar una puta mascarilla y lavarse las putas manos.
Pero… la sociedad.
las 10 manzanas, por Ernesto Alegre
La idea de la manzana podrida.
Una persona va al mercado y compra 10 manzanas, que luego lleva a su casa.
Como hace habitualmente, las pone en un bowl y sigue con su vida.
A los cinco días, al ir por un cuchillo a la cocina, se encuentra con las manzanas y se dispone a comer una.
Allí comprueba que tres de ellas estaban en mal estado: una definitivamente podrida, otra casi igual y la tercera sólo en parte.
Separa a las tres inmediatamente, sobretodo para que no “pudran al resto”, las tira, toma una cuarta para comérsela, el cuchillo que iba ido a buscar, y en otros cinco días se olvida de las manzanas.
Cuando eventualmente vuelve por una, nota que otras ya estaban en mal estado y la historia se muerde la cola formando un bucle.

el gigante cosquilloso - Ernesto Alegre

Los problemas que podemos tipificar como culturales, son situaciones de muy difícil solución debido a que toda cultura es un sistema, y los problemas sistémicos son mucho más complejos que los problemas tópicos.

El movimiento treinta y siete - ernesto alegre

La sorpresa del pobre Sedol.
Entre el 9 y el 15 de Marzo de 2016 el jugador de Go Lee Sedol (el segundo jugador profesional con más títulos en todo el mundo), y un soft llamado AlphaGo se enfrentaron en una competición de 5 encuentros.
AlphaGo es un programa desarrollado en Londres por Google DeepMind, y ha sido el primero en derrotar a jugadores humanos del nivel de Sedol.
El Go es un juego tradicional chino creado hace más de 2500 años mucho más complejo que el ajedrez, ya que el tamaño de su tablero, la cantidad de piezas involucradas y los posibles movimientos para cada una son muy superiores a los de este. Se dice que el número de permutaciones posibles en el Go es mayor que el número de átomos en el universo visible, pero exageraciones aparte, este juego ha servido de inspiración a matemáticos y hasta conducido a la invención de los números surreales.

La memoria-burbuja, por ernesto alegre

El pasado siempre ha sido rediseñado desde el presente: aún sin intencionalidad, los anclajes psicológicos actuales y la fuerza modeladora del contexto presente -sumados a nuestra memoria biológicamente limitada-, cambian y reversionan al pasado.

mi primera percepción del diseño, por ernesto alegre

Mi primera reflexión sobre el diseño, o dicho com más precisión, sobre la forma y la estructura, tuvo lugar en el gran jardín de mi casa en Buenos Aires.
El largo muro que separaba a éste de la casa de uno de los vecinos, estaba cubierto por una ficus pumila, que es una enredadera muy común cuyas hojas más grandes muestran unas nervaduras muy claramente diferenciadas del limbo, sobretodo en el envés.

In-Between, por ernesto alegre

Desde hace un tiempo vengo percibiendo el creciente valor atribuido a todo aquello que rodea a la figura, en lugar de la histórica jerarquización de la figura misma.
Cada vez se presta más atención al fondo y se relativiza más a esa figura, protagonista desde siempre de infinidad de situaciones.
Los entornos, los contextos, lo precedente y lo consecuente, las relaciones entre un actor y otros actores, los vínculos y comercios entre esos agentes y todo lo demás, en definitiva todo aquello que está “entre medio”, “en medio”, de los protagonistas ya conocidos, comienza a llevarse progresivamente la atención y a transformarse en su diversidad y complejidad, en la nueva figura.

Este espacio intermedio, este aire entre las cosas ahora coloreado y observado, se me ha venido presentando en el pasado cercano en una gran variedad de temas y campos; señalaré sintéticamente 10 de estas manifestaciones:

revalorizar la política, por ernesto alegre

Cada vez que algo no funciona como esperamos, sea porque se estropea, porque se nos presenta una mejor opción, porque se produjo un desfase entre el problema y la solución que representaba, etc, lo habitual es que intentemos corregirlo o reemplazarlo por una nueva versión de eso mismo.
Por ejemplo, si algo le pasara a mi exprimidor de cítricos, dependiendo de qué cosa le pasara, intentaría repararlo o suplantarlo por uno que cumpliera correctamente su función.
Lo que nunca se me ocurriría es pensar que “todos los exprimidores son igual de nefastos”, ni que “voy a cambiar el exprimidor por una corbata”.
Pero por extraño que parezca, esto es exactamente lo que se repite una y otra vez en torno de la política: ante políticos inservibles, es común desacreditar funcionalmente a toda la política o reemplazar al político por un tecnócrata, un actor, un empresario o un misionero… y cada vez que esto sucede, el experimento sale mal.

Identidad y Narcisismo, por Ernesto Alegre

Desde hace un montón de años creo que el desarrollo de la identidad personal (en particular de la identidad personal socializada o mediada), representa una gran esperanza para quienes creemos que es muy necesario un rediseño en el equilibrio o la distribución del poder.
Este primer párrafo es un poquito denso, por lo que mejor disecciono sus dos principales ideas.
Con identidad personal socializada o mediada, me refiero a la producción o codificación de la identidad personal para que esta, representándote, sea capaz de establecer vínculos de diferentes tipos utilizando medios sociales.

Arte o decoración, por Sir Alexander Percy Blake

La persona que escribe lo hace porque tiene algo que decir, no porque tiene una libreta.
Por supuesto que el papel es importante, pero no es el motivo por el cual ese tipo escribe: primero quiere decir algo, luego lo dice.

El peligro de la mala metáfora, por ernesto alegre

A la metáfora se la puede definir como una figura de la retórica.
Es un cortocircuito que se opera en el discurso para provocar algo en quien lo recibe.
Una metáfora es básicamente la sustitución de una cosa por otra cosa. Gracias a ese cambio se produce la sorpresa en quien recibe el mensaje.
Ese pequeño sobresalto puede tener la intención de remarcar algo (para que fijemos nuestra atención en ello), hacer que nuestra descripción sea más económica y efectiva, crear belleza o forzar su recuerdo.

El conocimiento creativo, por Ernesto Alegre

Hace un tiempo pensaba que la inteligencia fluida cobraba cada vez más importancia sobre la inteligencia cristalizada.
Recordemos que la fluida es la forma de inteligencia más demandada cuando la situación ante la que nos encontramos (la resolución de un problema, por ejemplo), es una situación sin precedentes en nuestra experiencia. Tenemos que resolver algo que no hemos visto nunca antes, algo de lo que no conocemos antecedentes.

INSTRUCTIONSLAND, por ernesto alegre

Hace unos días estuve en Londres, pasando las fiestas de Navidad y fin de año.
Como hago siempre que voy, me sumerjo lo más que puedo en su casi infinita oferta de cultura, de combustible para la curiosidad.

La actitud de la abeja peluda, por Ernesto Alegre

Antes que nada, una breve aclaración: lo que viene a continuación nada tiene que ver con La avispa con peluca, el pasaje de A través del espejo y lo que Alicia encontró allí que Lewis Carroll suprimió de la primera versión (la de 1871) del libro.
La actitud de la abeja peluda, toma como imagen el acto polinizador de las abejas para definir una forma de actuar de gran valor social: inspirar, excitar, inducir y estimular a los demás a hacer cosas cuando nosotros estamos haciéndolas, sin que ese sea nuestro propósito primario al hacerlas.

Top