La belleza, ese monstruo, no es eterna.

G. Apollinaire