Oda al selfie, por ernesto alegre

Claro que ver selfies a diestra y siniestra -sobretodo cuando se sospecha que esa cara autoretratada pertenece a una persona estúpida, o a alguien que de hecho nos desagrada- no se parece en nada a ver fotografías con mensajes anidados, propuestas de tipos que están buscando algo para sí y para los demás, o cualquier otra cosa que juzguemos de valor inmediato, de valor volcado en la propia pieza. Pero es un poco lo mismo que nos puede suceder cuando vemos un solo píxel de una gran imagen, un fotograma de una película, una frase de una novela o un instante en la vida de cualquiera: ponernos a juzgar la parte por el todo, es equivocar la escala.

el buen discapacitado, por ernesto alegre

Si me sirve, es bueno. Ha sucedido con todas las -bien o mal- llamadas minorías: cuando se parecen a nosotros (o al menos se parecen a lo que nosotros queremos parecernos), nos sirven o son funcionales, o nos son fáciles de encajar y entender, entonces esos, los que pertenecen a esas minorías, son buenos. Esto sucedió con los “salvajes” americanos, africanos o australianos, sucede con los negros, con los árabes, con los chinos, con los latinos, con los homosexuales, con los modernos, con los viejos, con las mujeres, con los inmigrantes y también, con los discapacitados.

ya no hay gente, por ernesto alegre

De más está aclarar que no estoy autorizado a tener teorías sociológicas. Como de más está decir que para tener teorías, del tipo que sean, no hace falta estar autorizado. Gracias a esta segunda cosa que está de más aclarar, aquí va una teoría de porqué las encuestadoras fallan tanto últimamente en sus números.

un espejo fuera de sincro, por ernesto alegre

Imaginemos un espejo que atrasase, que no fuera capaz de reflejarnos en tiempo real, como si su streaming se cortara cada tantos segundos. Giro la cara hacia un lado, pero aún veo mi cara de frente, la imagen se actualiza y gira un toque después. Demandando menos esfuerzo, imaginemos ahora un espejo enorme: digamos de 10 metros de alto por unos 15 de ancho. Pensemos que además está a unos 5 metros de altura, inclinado hacia abajo, y que existe una serie de objetos (lo que sea, sillones, barandas, escalones) que no nos permiten acercarnos a menos de 10 metros de él.

15 insights creativos sobre la cara BatHabit, unheralded insights
Hello. Add your message here.