el espejo digital, por ernesto alegre

En muchas oportunidades, de una forma u otra, entre colegas o con clientes, ha surgido el debate sobre dónde se refleja más la demanda y el interés social, si en medios masivos o en los medios digitales con sus correspondientes capilarizaciones en los medios sociales.

A lo largo del ancho, profundo, permanente y superabundante flujo de información acerca de la Covid-19 en el que aún estamos inmersos (pugnando por mantenernos a flote, diría), podríamos discriminar entre el buen y el mal contenido que venimos recibiendo.