mal instagram, mal... por ernesto alegre

Con el correr del tiempo hemos tenido oportunidad de ver los interesantes ciclos vitales de diferentes plataformas sociales. A algunas las hemos visto crecer y tocar un techo, a otras apagarse hasta la extinción. No faltaron las que entraron en crisis con malas decisiones de administración, las que revelaron su limitación conceptual ni las que jamás levantaron cabeza.

por qué nos gustan las series, por  ernesto alegre

Dieta de contenidos basada en series. No podemos decir que la serie sea un formato nuevo de contenidos, pero sin dudas sí que es uno de los más populares y en constante desarrollo. La serie evoluciona perfeccionando sus rasgos de una forma similar a como evoluciona la industria de la alimentación: cada nuevo paso en la carrera debe hacer que el producto sea más fácil, más accesible, más delicioso y más adictivo. Cada sector a su manera (el de los contenidos y el de los alimentos), genera productos que perfeccionan cada vez más estos 4 ejes: basta con comparar cualquier versión actual con algún ancestro para detectar la presión evolutiva.

cómo aprendemos, por ernesto alegre

Mucho se ha dicho sobre la diferencia de aprendizaje que resulta de las diferentes formas en que nos llega un contenido (si sólo lo leemos, si nos lo cuentan, si lo vemos, etc). Es bastante conocido el esquema incremental que dice que sólo aprendemos el 10% de un contenido que leemos, el 20% de aquel que oímos, el 30% del que vemos -interpretando con esto la presencia de lenguaje gráfico de cualquier tipo-, el 50% de lo que vemos y oímos al mismo tiempo, el 70% de lo que discutimos con otros -donde argumentamos, debatimos, preguntamos, reaccionamos-, el 80% de aquello que llevamos a la práctica -escribiendo, interpretando, organizando, identificando- y el 95% de lo que enseñamos a otros -involucrando explicaciones, resúmenes, estructuraciones, ilustraciones-.

Contenido y pasividad, por ernesto alegre

Realmente no soy dado a las teorías conspirativas en general, puesto que casi todas ellas son posibles gracias a una exagerada simplificación del mundo, y en oportunidades, a una incapacidad o negligencia a la hora de tomar responsabilidades.

Para que “ellos nos dominen”, “se nos oculte la verdad” y “tengan el control” de tal o cual situación macro, es preciso plantear que el sistema se compone de pocas piezas, que las mismas son muy netas y claras, y que hay presentes básicamente dos bandos con intereses encontrados, los cuales suelen identificarse como “el bueno” y “el malo”.

el contenido, por ernesto alegre

Qué es.

Está clarísimo que a todos los que trabajamos en la comunicación, así, concebida de la forma más amplia posible, nos atrae -y necesitamos, se nos demanda- crear cosas nuevas.

Algunas veces esto se logra (menos de las que se anuncia, lamentablemente), y otras veces sólo generamos un nuevo nombre, rutilante en oportunidades, enigmático habitualmente, pero la cosa nombrada sigue siendo la misma o casi.

Uno de los motivos por el cual me aburren los gurús de los social media, es por su amor a los dogmas -auto-acuñados, por otra parte-, del tipo “las 10 cosas que jamás hay que hacer en Twitter” o “los 5 tips para tener éxito en tu próxima acción en Facebook”.

Y digo esto porque aunque quiera -que no quiero- me resulta tremendamente difícil señalar algo que en el entorno social sea siempre de una sola forma. Simplemente no es cierto que siempre sea mejor responder inmediatamente a un comentario en lugar de hacerlo un día más tarde o nunca, no es cierto que el humor sea siempre “viral”, ni que sea vital para todas las marcas del mundo, tener una articulación en real-time en términos de responder “¿Qué estás haciendo ahora?”.

Todos aquellos que nos interesamos por los social media, como sucede con cualquier persona interesada en cualquier tema o disciplina, invertimos cierta cantidad de tiempo en mantenernos informados de aquello que representa nuestro interés.

Esta búsqueda de información, hace que a la corta o a la larga identifiquemos fuentes que nos resultan interesantes y válidas en algún aspecto.

A veces llegamos a esas fuentes de forma directa, como resultado de alguna búsqueda específica, pero otras tantas como recomendación activa o pasiva de personas que conforman nuestro entorno social online.

Con recomendación activa, me refiero a cuando alguien resalta algún artículo que haya leído o pase directamente a recomendarlo a su grupo de contactos sociales. Esto sucede por ejemplo cuando un amigo ha gustado de una página en Facebook y señalado como recomendable alguno de sus artículos -vía un comentario o compartiéndolo en su muro-.

Iba a comenzar este artículo diciendo que “como vivimos una notoria aceleración de la aparición y caducidad de nuevos eventos, así como un geométrico aumento de la producción de los mismos, terminamos generando e identificando primero al objeto particular y recién luego su arquetipo y características universales”, pero no lo voy a hacer.

Lo que hubiera querido decir con esa kilométrica frase -de haberla llegado a escribir- es que hoy nos vemos impactados por una enorme cantidad de “cosas nuevas que pasan” (desde nuevas manifestaciones de los cambios de paradigmas culturales en pleno desarrollo, hasta modificaciones triviales en las herramientas que usamos para hacer las cosas) y no tenemos la suficiente perspectiva para detectar universales que superen a ese evento singular y nos ayuden a enmarcar su aparición.

15 insights creativos sobre la cara BatHabit, unheralded insights
Hello. Add your message here.