Dos grandes ausentes en la facultad de diseño, por ernesto alegre

Cada vez que tuve la oportunidad de referirme a la formación que recibí en la Universidad de Buenos Aires, más precisamente en comunicación y diseño, fue de manera positiva.

diseño y carne crecida, por ernesto alegre

Está clarísimo que no se puede comparar a un nogal o a un ciervo con un tumor o una verruga. Los primeros pueden presumir de diseño, mientras que los segundos no saben ni cómo se escribe esa palabra.

19 lecciones para cualquier tipo de diseño, por ernesto alegre

Eric S. Reymond, ingeniero de software, publicó en 1999 un libro llamado La catedral y el bazar, en donde tipificaba dos grandes formas de encarar el desarrollo de soft bajo la filosofía open source. Con la catedral metaforizaba el modelo de desarrollo donde libre es cada versión completa del soft, mientras que asimilaba a la figura del bazar al modelo que libera no sólo cada versión, sino absolutamente todos los pasos intermedios antes de llegar a estas.

Los dos mejores años de la Bauhaus, por ernesto alegre

¿Quién fue Hannes Meyer? Walter Gropius compuso la Bauhaus con la fusión de la escuela de bellas artes y la escuela de artes y oficios del Gran Ducado de Sajonia en la ciudad de Weimar, Alemania. A estas dos escuelas sumó la especialidad de arquitectura, e invitó al arquitecto suizo Hannes Meyer a ser la cabeza de este nuevo departamento. Desde su ingreso, Meyer intentó poner en orden las divergencias existentes entre las tendencias analíticas y las sintéticas en el seno de la nueva institución, las cuales producían tensiones muy fuertes en relación a la visión primaria misma de la Bauhaus y sus objetivos.

la arquitectura relacional - ernesto alegre

Qué es. Hace muchos años ya en el ámbito de los medios sociales -muchos en serio, algo de nueve o diez, lo que equivale a decir casi veinte en el entorno digital-, no se hablaba siquiera de perfiles profesionales en relación a los social media. Quienes más sabían del tema eran los heavy users; aquellos usuarios que se metían en todo, que se registraban en cuanta plataforma aparecía, que creaban un perfil detrás de otro, probando las dinámicas sociales que se iban desarrollando y conociendo.

Saquémonos algo rápidamente de encima, así podemos ponernos a hablar en serio: diseñador no es aquel que maneja -sea con el nivel de destreza que sea- Photoshop, Illustrator, InDesign o cualquier otra herramienta.

Para quien sólo hace eso, existe un nombre específico: “mac-monkey“.

El diseño es una modificación proyectada de la realidad, para que esta funcione de cierta manera.

Entonces, viene alguien con cara de insatisfacción frente a esta definición, y pregunta: “¿El David de Miguel Ángel es diseño?, porque es la modificación proyectada de una roca, y ésta comienza a funcionar de cierta manera”.

Hace mucho, mucho tiempo, yo estudié Diseño en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires.

En su momento mantuve una relación de amor-odio que signó mi paso por la facultad como alumno. Amor porque en mi opinión la UBA ofrecía la mejor y más sólida oferta educativa para esta disciplina -opinión que se ha visto reforzada con el paso de los años- y odio porque algunas cátedras y algunos docentes que conocí no tenían -desde mi intransigente visión de aquel entonces- el nivel suficiente para estar en esas posiciones que ocupaban (recuerdo haber preguntado en el segundo año de Morfología de qué forma podía medir la distorsión de nuestra visión -eso que hace que veamos que las vías del tren se unen en la lejanía cuando en realidad no sucede- para poder jugar con esa variable, y no obtener respuesta de cinco docentes, incluida la jefa de cátedra).

15 insights creativos sobre la cara BatHabit, unheralded insights
Hello. Add your message here.