Tiempo de lectura: 2 minutos

mi primera percepción del diseño, por ernesto alegre

Mi primera reflexión sobre el diseño, o dicho com más precisión, sobre la forma y la estructura, tuvo lugar en el gran jardín de mi casa en Buenos Aires. El largo muro que separaba a éste de la casa de uno de los vecinos, estaba cubierto por una ficus pumila, que es una enredadera muy común cuyas hojas más grandes muestran unas nervaduras muy claramente diferenciadas del limbo, sobretodo en el envés.

Tiempo de lectura: 8 minutos

In-Between, por ernesto alegre

Desde hace un tiempo vengo percibiendo el creciente valor atribuido a todo aquello que rodea a la figura, en lugar de la histórica jerarquización de la figura misma. Cada vez se presta más atención al fondo y se relativiza más a esa figura, protagonista desde siempre de infinidad de situaciones. Los entornos, los contextos, lo precedente y lo consecuente, las relaciones entre un actor y otros actores, los vínculos y comercios entre esos agentes y todo lo demás, en definitiva todo aquello que está “entre medio”, “en medio”, de los protagonistas ya conocidos, comienza a llevarse progresivamente la atención y a transformarse en su diversidad y complejidad, en la nueva figura.

Este espacio intermedio, este aire entre las cosas ahora coloreado y observado, se me ha venido presentando en el pasado cercano en una gran variedad de temas y campos; señalaré sintéticamente 10 de estas manifestaciones:

Tiempo de lectura: 5 minutos

revalorizar la política, por ernesto alegre

Cada vez que algo no funciona como esperamos, sea porque se estropea, porque se nos presenta una mejor opción, porque se produjo un desfase entre el problema y la solución que representaba, etc, lo habitual es que intentemos corregirlo o reemplazarlo por una nueva versión de eso mismo. Por ejemplo, si algo le pasara a mi exprimidor de cítricos, dependiendo de qué cosa le pasara, intentaría repararlo o suplantarlo por uno que cumpliera correctamente su función. Lo que nunca se me ocurriría es pensar que “todos los exprimidores son igual de nefastos”, ni que “voy a cambiar el exprimidor por una corbata”. Pero por extraño que parezca, esto es exactamente lo que se repite una y otra vez en torno de la política: ante políticos inservibles, es común desacreditar funcionalmente a toda la política o reemplazar al político por un tecnócrata, un actor, un empresario o un misionero… y cada vez que esto sucede, el experimento sale mal.