criatura dinámica - ernesto alegre

El otro día, siguiendo por televisión el juicio por el asesinato de George Floyd, el abogado de Derek Chauvin en su alegato final, mostraba documentos usados para la formación de la policía de Minneapolis. En un párrafo escogido, se leía que “las muchedumbres son criaturas muy dinámicas”, y realmente me gustó mucho el concepto de “crowd as a creature”; asimilar una multitud de criaturas a una sola.

DC&HO - Lo que nos está pasando ahora - Ernesto Alegre

Ahora mismo, en este preciso momento, no sabemos muy bien qué está pasando, no sabemos muy bien a quién creerle y finalmente no sabemos muy bien qué pensar. Da la sensación de que el aire que respiramos ya no solo contiene oxígeno y nitrógeno, sino crecientes cantidades de incertidumbre y desconfianza, que no son gases pero que circulan entre nosotros como si los fueran. Los siguientes 7 factores confluyen en el presente, complementándose y a veces potenciándose de forma mutua; comprenderlos es comenzar a entender nuestro contexto.

el espejo digital, por ernesto alegre

En muchas oportunidades, de una forma u otra, entre colegas o con clientes, ha surgido el debate sobre dónde se refleja más la demanda y el interés social, si en medios masivos o en los medios digitales con sus correspondientes capilarizaciones en los medios sociales.

el aporte de los ultras - ernesto alegre

La verdad es que no me resultan válidos, la enorme mayoría de las veces, los argumentos radicales. Y tampoco me resulta válido considerar que no sirven de nada. Siendo un poco menos general, diría que en una disciplina sí que es genial la radicalidad: en la ideación con fines de creación (ya sea innovación, creatividad o imaginación) allí sí que desafiar el límite es necesario. También diría que las posturas de extremo son particularmente inimplementables cuando se trata de situaciones sociales. Pero aún así, en este último caso, están lejos de ser inútiles.

El pueblo-niño, por Ernesto Alegre
Es super fácil… o no, es super difícil.
Cualquier persona medianamente crítica consigo y con aquello que la rodea, entiende casi sin la necesidad de una gran explicación, que dado un problema a escala social, lo que termina siendo el problema es la sociedad misma en su incapacidad de gestionarlo.
Precisamente ahora, esto queda muy claro con la pandemia de la covid19: es más digna de miedo la sociedad que la padece que el virus que la provoca.
La clave de la contención -mientras le damos tiempo a los científicos a que desarrollen vacunas y tratamientos- es básica: distancia, mascarilla e higiene.
Se ha dicho, se dice y se dirá cientos de millones de veces en todo tipo de canal con todo tipo de mensajes, contenidos, tonos y registros: distancia, mascarilla e higiene.
No hay que ser super inteligente para performar las acciones que se demandan, no hay que estar especialmente informado, documentado ni educado, no hay que ser particularmente bondadoso, ni generoso, ni empático, no hay que ser rico, ni bello, ni simpático: sólo guardar la puta distancia, usar una puta mascarilla y lavarse las putas manos.
Pero… la sociedad.
las 10 manzanas, por Ernesto Alegre
La idea de la manzana podrida.
Una persona va al mercado y compra 10 manzanas, que luego lleva a su casa.
Como hace habitualmente, las pone en un bowl y sigue con su vida.
A los cinco días, al ir por un cuchillo a la cocina, se encuentra con las manzanas y se dispone a comer una.
Allí comprueba que tres de ellas estaban en mal estado: una definitivamente podrida, otra casi igual y la tercera sólo en parte.
Separa a las tres inmediatamente, sobretodo para que no “pudran al resto”, las tira, toma una cuarta para comérsela, el cuchillo que iba ido a buscar, y en otros cinco días se olvida de las manzanas.
Cuando eventualmente vuelve por una, nota que otras ya estaban en mal estado y la historia se muerde la cola formando un bucle.

Oda al selfie, por ernesto alegre

Claro que ver selfies a diestra y siniestra -sobretodo cuando se sospecha que esa cara autoretratada pertenece a una persona estúpida, o a alguien que de hecho nos desagrada- no se parece en nada a ver fotografías con mensajes anidados, propuestas de tipos que están buscando algo para sí y para los demás, o cualquier otra cosa que juzguemos de valor inmediato, de valor volcado en la propia pieza. Pero es un poco lo mismo que nos puede suceder cuando vemos un solo píxel de una gran imagen, un fotograma de una película, una frase de una novela o un instante en la vida de cualquiera: ponernos a juzgar la parte por el todo, es equivocar la escala.

el buen discapacitado, por ernesto alegre

Si me sirve, es bueno. Ha sucedido con todas las -bien o mal- llamadas minorías: cuando se parecen a nosotros (o al menos se parecen a lo que nosotros queremos parecernos), nos sirven o son funcionales, o nos son fáciles de encajar y entender, entonces esos, los que pertenecen a esas minorías, son buenos. Esto sucedió con los “salvajes” americanos, africanos o australianos, sucede con los negros, con los árabes, con los chinos, con los latinos, con los homosexuales, con los modernos, con los viejos, con las mujeres, con los inmigrantes y también, con los discapacitados.

ya no hay gente, por ernesto alegre

De más está aclarar que no estoy autorizado a tener teorías sociológicas. Como de más está decir que para tener teorías, del tipo que sean, no hace falta estar autorizado. Gracias a esta segunda cosa que está de más aclarar, aquí va una teoría de porqué las encuestadoras fallan tanto últimamente en sus números.

un espejo fuera de sincro, por ernesto alegre

Imaginemos un espejo que atrasase, que no fuera capaz de reflejarnos en tiempo real, como si su streaming se cortara cada tantos segundos. Giro la cara hacia un lado, pero aún veo mi cara de frente, la imagen se actualiza y gira un toque después. Demandando menos esfuerzo, imaginemos ahora un espejo enorme: digamos de 10 metros de alto por unos 15 de ancho. Pensemos que además está a unos 5 metros de altura, inclinado hacia abajo, y que existe una serie de objetos (lo que sea, sillones, barandas, escalones) que no nos permiten acercarnos a menos de 10 metros de él.