Snowclones, phrasal templates y anti-proverbs

By in bannerhead, bodybag, CLUSTERdam, fractalogue on October 15, 2013

snowclones y otras máquinas semánticas, por Ernesto Alegre

Qué son

Siempre me sentí atraído por los snowclones -esas pequeñas cadenas semánticas fácilmente modificables-, los phrasal templates -casi lo mismo que los anteriores, pero no necesariamente dependientes de clichés sociales-, y los anti-proverbs o perverbs -refranes y dichos populares subvertidos con fines habitualmente humorísticos-.
Ante todo son piezas del lenguaje muy “jugables” por cualquiera; son la democratización del juego poético, de la actividad lúdica en torno de la función poética del lenguaje, aquella que se enfoca en el lenguaje mismo.
Los phrasal templates -y los snowclones, que son un tipo de los éstos-, están basados, como su nombre lo indica, en patrones.
Por ejemplo, el patrón “[verbo infinitivo] o no [mismo verbo infinitivo]” (parafraseando el famoso “ser o no ser” del monólogo de Hamlet escrito por Shakespeare), puede dar lugar a cosas como “ver o no ver, esa es la cuestión”, donde el hueco dejado por el verbo ser, se ha completado con el verbo ver.
Otro patrón muy extendido es “[X] es el nuevo [Y]”. En el lugar de “X” se coloca la versión actual de lo que antes representaba “Y”. Algunos ejemplos podrían ser: “Snowden es el nuevo Assange” o “el teléfono móvil es el nuevo DNI”.
Los perverbs, son un poco menos automáticos, ya que no sólo representan estructuras con espacios donde colocar palabras alternativas a las originales, sino que su construcción es un poco más semántica que morfológica.
Ejemplos de anti-proverbs, podrían ser “el saber no ocupa el Parlamento” (trastocando el famoso “el saber no ocupa lugar”) o “en tierra de ciegos, el fabricante de bastones es millonario” (subvirtiendo el célebre “en tierra de ciegos, el tuerto es rey”).
Un tipo más que económico de snowclone, es el snowclone morpheme, ya que se limita a un solo término, y no a una frase entera.
Son muy interesantes en el campo del naming, puesto que nos permiten arribar a palabras, a neologismos que puedan servir como nombres de nuevos objetos.
Por lo general estos últimos se imponen como sufijos, es decir, añadiendo pequeñas terminaciones a palabras conocidas.
De esta manera, la terminación “core” (proveniente de hardcore), nos sirve para conformar términos que indiquen el “núcleo duro” de algo (“Barçacore” podría significar el núcleo duro del Barcelona Fútbol Club), tanto como la terminación “gate” (proveniente del famoso caso Watergate), nos viene muy bien para nombrar escándalos (“Bárcenasgate”, podría ser un ejemplo).

Por qué nacen
Todas estas estructuras guardan una relación muy directa con dos procesos que, si bien no son del todo modernos, se tornan cada vez más nítidos: la socialización de la comunicación a gran escala, y la aceleración de la generación de código común.
El primer proceso es aquel que vemos madurar en los social media, donde la comunicación “masiva” (pongo este término sólo en el sentido de “multitudinaria”) multiplica sus vértices de generación (ya lo hemos escuchado hasta el hartazgo: diálogo antes que monólogo, y ese diálogo, mantenido por multitud de actores de forma horizontal).
Cuando cualquier hablante, por más humilde que antes haya sido, se transforma en generador de discurso y ya no en mero multiplicador, encuentra en estas estructuras una forma sencilla de construcción de mensajes: ya tiene el template hecho, no tiene que comenzar de cero.
El segundo proceso, el de la aceleración de la generación de código común, como dijéramos antes, no es algo nuevo, ya lo habían hecho los sermones públicos, los libros, los periódicos, la radio y la televisión; pero ahora la aceleración en ponernos de acuerdo y crear un código que nos permita comprendernos unos a otros, es mucho mayor, sobretodo gracias al nuevo paradigma social de comunicación.
Desde este punto de vista, estas estructuras, nacen, se imponen y distribuyen muy rápidamente.

Cómo entender a los snowclones, los phrasal templates y los anti-proverbs
Básicamente como “económicas máquinas de decir”, como “vending machines de frases ingeniosas” o como kits de “pensamientos agudos DIY”, al alcance de casi cualquier persona.
Para quienes trabajan en torno o en relación al gran mundo de la comunicación, tanto los snowclones como las otras estructuras, son pequeñas herramientas para llevar en el bolsillo y jamás salir de casa sin ellas…

(artículo publicado en la revista Interactiva de Octubre)

 

¿Algo que comentar?

15 insights creativos sobre la cara BatHabit, unheralded insights
Hello. Add your message here.