Madrid, 8 de Agosto de 2015.

 

La cosa ya venía mal. Después, empeoró de forma sustantiva. Por último, llegaron los zombies y le comieron el cerebro a todo el mundo.

Ya se ha escrito mucho sobre el acelerado declive que aparentemente viene experimentando Facebook, y como sucede con cualquier proceso social, una confluencia compleja de factores y no un solo motivo parece ser la verdadera causa.

La red que llegó a contener a poco más de 2.100 millones de perfiles activos -como cifra máxima obtenida hace 16 meses- se vio plagada de ataques cada vez más masivos, sobretodo teniendo como objetivo sus módulos de comercio.

Hacemos modelos de cosas para poder comprenderlas.

Cuando algo es demasiado grande, demasiado pequeño, demasiado difuso, demasiado compacto, está demasiado lejos o demasiado cerca, es demasiado complejo o demasiado diferente (y otros muchos “demasiados” más), necesitamos crear un modelo de eso para facilitar su inteligencia.

Conocemos lo que conocemos sobre el universo, sobre un determinado ecosistema, sobre el átomo, sobre las relaciones entre las personas y sobre la realidad, por vía de los modelos que hemos creado de estas cosas. Todas ellas, por motivos diferentes, nos son invisibles de manera directa.

La masiva mayoría de nuestra inteligencia es antigua; sólo una ínfima porción es lógica en términos estrictos, y muchas veces únicamente la usamos para explicar o justificar a la primera, que es la que realmente manda (en términos de definir decisiones).

¿Sabe usted cómo funcionan las personas? Personas: Manual de instrucciones
Hello. Add your message here.