gente notablemente soñada

By in sleeping ugly on August 8, 2010

Hace 5 minutos que estoy despierto, y ante la total imposibilidad de invertir tiempo en las cosas de la vigilia -ocurre que quedé con Moses en la selva antártica para dentro de 4 millones de años atrás en media hora- apenas me queda reflexionar una reflexión corta.

Ahora que lo pienso, cada vez que aparece un personaje notable en mis sueños, lo hace de la mano de Moses. O es un invitado suyo, o es él quien lo descubre entre la muchedumbre o la confusión.

Esto sucedió hace poco con Averroes, hace 3 años con Charles Dodgson y poco después con el autorretrato a plumín de Edward Gorey -que se reía, hablaba y movía igual que él-.

Lo que me pregunto es si Moses aprovecha el sueño para hacerse amigo de estas verdaderas celebridades; si es realmente para él un sueño ser amigo de estas personas.

De ser así, ¿Por qué no sueña él con ellos en lugar de presentarse con estas personalidades en MIS sueños?

¿Qué pasará, no se animará a ir solo y yo le doy esa seguridad que le falta?

Sea como sea, muchas veces es bastante interesante la gente que me presenta, aunque debo decir que como nunca sé cuándo aparecerá con quién, eso me obliga a soñar siempre bien vestido. Y esto a veces, puede ser bastante incómodo (como aquel sueño en el que trabajaba en una mina de diamantes de La China, que de tan profunda tenía su entrada por Avellaneda y yo iba con un frac).

Una de los famosos más notables que aún no me ha presentado -pero sospecho que lo hará esta noche, en la selva- es el Esteganógrafo.

Este hombre -una celebridad para no más de 5 personas en el mundo, ya que su fama está en código-, según me contó Moses, genera criptogramas novedosos en las espaldas de otras personas.

Su método (y espero no estar desvelando algo que no debería) consiste en tatuar lunares según una configuración que puede ser descodificada por otro. Estos textos, pasan prodigiosamente desapercibidos por todas las aduanas del mundo.

Moses me contó que ha llegado a aprovechar los lunares naturales de algunos hombres y mujeres, por lo que sólo debe crear un código ad-hoc que encaje con esa particular constelación, y no tatuar nada. Excitado, mi amigo me decía: “¡Más natural e imperceptible, Imposible!”

Bueno, disculpen, ya es tarde. Me voy a dormir que tengo un compromiso…

 

¿Algo que comentar?