Tiempo de lectura: 1 minuto

Se rompe, se desata, cae, por Sir Alexander Percy Blake

Es difícil comer frente a quien tiene hambre y no tiene qué llevarse a la boca.

Y es difícil vivir frente a quien murió, cuando la muerte aún deja el remolino de su brisa luego de pasar: da vergüenza seguir allí.

Tiempo de lectura: 3 minutos

3 arquetipos, por ernesto alegre

Se da en un lugar que podría ser cualquiera, la reunión de tres hombres arquetípicos: el hombre que a todo le teme, el hombre que nada cree y el hombre que se ríe de todos. El hombre que a todo le teme trabaja todo el día, se reconoce como ciudadano y tiende a no cuestionar la realidad establecida. Jamás piensa en el cambio. El hombre que nada cree logra abstraerse de la miseria desafiándola, desequilibrando el suelo, descreyendo de los sistemas del mundo. El cambio lo estimula. El hombre que se ríe de todos es un hombre cómodo, alguien que conserva su ventaja, que siente la superioridad en relación al resto. El cambio le resulta aborrecible.