mal instagram, mal... por ernesto alegre

Con el correr del tiempo hemos tenido oportunidad de ver los interesantes ciclos vitales de diferentes plataformas sociales. A algunas las hemos visto crecer y tocar un techo, a otras apagarse hasta la extinción. No faltaron las que entraron en crisis con malas decisiones de administración, las que revelaron su limitación conceptual ni las que jamás levantaron cabeza.

Yo estaba acostumbrado al spam, como todos, creo.

Desde la venta de píldoras que prometen solucionar los problemas de disfunción eréctil (me niego a poner su nombre comercial en el post, porque seguro que Google me penalizará de alguna forma por eso) hasta las ofertas de rellenado de cartuchos de tinta, pasando por propuestas inusitadamente ventajosas de bancos africanos y cadenas para evitar lapidaciones y ejecuciones remotas -ante lo cual más de una vez me pregunté si los gobiernos capaces de matar a alguien a piedrazos, son sensibles a las cadenas de emails, ya que no a la vida humana-.

15 insights creativos sobre la cara BatHabit, unheralded insights
Hello. Add your message here.