Realidad y medialidad

By in white rabbit on December 27, 2013

realidad y medialidad, por  Ernesto Alegre

Medialidad es la realidad percibida a través de los medios (el conjunto de los medios de comunicación, de información, de expresión, etc.)

Dado que la realidad es ininteligible de forma directa, que todo conocimiento de ella es producto de una interpretación, en sentido estricto, siempre lo que pensamos, concebimos o sabemos de ella, ha sido mediado.

En tiempos en donde la única estructura mediática era la masiva (impresos, radio, televisión, web documental), era aún posible la distorsión intencionada de la imagen de la realidad.

Aún lo es en cierto sentido, en culturas inmaduras donde la agenda de los medios sociales la escriben los medios masivos.

La disponibilidad de una infraestructura como la de los social media, hace que esta medialidad tenga una iconicidad mucho mayor que la que tenía en tiempos donde los medios masivos existían con exclusividad.

Si pensamos que la realidad es inmensa, omnipresente, diversa y es el objeto de interpretación por excelencia, entonces aquellos medios que permiten coberturas enormes, que son mucho más ubicuos, que tienen mayor heterogeneidad de generación desde sus diferentes vértices -usuarios-, lo que permite fractalidad de interpretaciones, serán entonces mucho más afines a ella, a su forma.

La construcción de medialidad, al estar distribuida y en manos de aquellos en quienes confiamos nos hace creer que lo que estamos percibiendo no es un producto mediático, sino casi el objeto dinámico, la realidad no mediada.

Personalmente me cuesta muchísimo desarrollar teorías conspiratorias, por lo que no puedo ver en este proceso de radarización, de expresión y tratamiento de la realidad, malas intenciones originales volcadas luego a un bauplan, a un plan maestro hecho por “ellos”; aquellos que “quieren controlarnos”.

Simplemente es un paso más -natural y lógico- en la secuencia de la historia de la comunicación. Esta secuencia, es la ganancia progresiva de poder icónico por parte del signo, es decir, su creciente parecido con la realidad. El signo social sencillamente se parece más a la cosa que está significando, que está remplazando.

Podríamos a partir de todo esto, formular una ley que exprese cómo se articula el peso entre realidad y medialidad, donde algunas de las reglas podrían ser:

– cuanto menos contacto se tiene con el objeto dinámico, más autoridad posee el signo que lo expresa

– cuantas menos fuentes generadoras de interpretación haya, más capacidad de imposición de una imagen dominante de realidad habrá

– cuanto menos diversa sea la dialéctica del proceso de interpretación de la realidad, más plano será su modelo

– cuanto más conversacional sea la forma socialmediática de pensamiento, interpretación y expresión de la realidad, más coyuntural será su imagen.

 

 

¿Algo que comentar?

¿Sabe usted cómo funcionan las personas? Personas: Manual de instrucciones
Hello. Add your message here.