la arquitectura líquida

By in bannerhead on November 27, 2009

El mundo (tomado como sinónimo de realidad) es pensado siempre desde un marco y ese marco resulta de la precipitación de muchos factores, tales como las creencias, los conocimientos, los múltiples desarrollos (social, económico, cultural) dados en un tiempo y un espacio concretos. Sintetizando, formulamos la realidad, la “vemos” a partir de la cultura.

Esto es precisamente lo que más me excita pensar en referencia a los social media: qué aporte hará semejante revolución al marco desde el que se actualizará el concepto de realidad.

Dicho más directamente: ¿Cómo está cambiando la realidad a partir de la descentralización y “des-oficialización” del punto de vista?

En este contexto me encuentro hoy con el concepto de arquitectura líquida y lo tomo como una manifestación más del impacto de los social media en la cultura.

La idea me llegó a través de un trabajo de Marcos Novak llamado Liquid architectures in cyberspace y en donde hace referencia al actual entorno hyper-cultural.

Novak habla de la arquitectura líquida asimilándola a una especie radical de “sinfonía del espacio”, cuya característica principal -y principal diferencia con las sinfonías tal y como las conocemos- es que no puede repetirse jamás y que jamás deja de desarrollarse.

Se refiere a la arquitectura conceptuándola como “extensión de nuestro cuerpo, refugio y actor del ser frágil” y marca la evolución hacia la arquitectura líquida definiéndo a ésta como “el propio ser en el acto de transformarse en su propio refugio”.

Novak introduce otro concepto muy interesante y que es el de “Transarquitectura”, definido este como “la intersección entre información y mundo material”, la disciplina que trata de espacios que se transforman a sí mismos, espacios en el nivel de los seres.

Lo que todo esto pone en evidencia es que con sólo introducir una modificación, por pequeña que sea, en algún sector de un sistema, lo que cambia y asimila esa modificación es el sistema entero. Sucede con los ecosistemas y sucede con las culturas.

Y al cambiar la cultura, cambia la realidad que se formula desde ella.

Digo esto porque al hablar de hyper-cultura, lo que se hace es hablar de la revolución en la sintaxis que provocó el hyper-texto (muy anterior al advenimiento de los medios sociales tal cual los concebimos hoy) y que llevaron más allá -sobretodo en el campo del contenido- los social media.

Por todo esto -y aunque sea sólo por esto-, realmente creo que cabe esperar repercusiones de la descentralización y des-oficialización del punto de vista en cualquier rincón de nuestra cultura…

 

¿Algo que comentar?