detergente contra la agenda - ernesto alegre

No es difícil ver la realidad que nos rodea como a un tejido de agendas. De por sí el aire que respiramos es un aire simbólico, un aire con más signos que hidrógeno, pero en la actualidad esos signos se integran en propósitos con relación a los demás, es decir, instrucciones para que unos hagan lo que otros quieren que hagan. Nos hemos convertido en animales que básicamente dicen, y se la pasan diciendo sin parar. Es más, infinidad de personas más que hablantes son ahora militantes, son proselitistas de sus agendas.

la trampa de las pequeñas libertades, por ernesto alegre

En el número 195 de la revista Radical Philosophy correspondiente a Enero/Febrero de 2016, Mathieu Bonzom*, ofrece una visión inquietante del estado de la cultura y la sociedad francesas en la actualidad. Al leerlo, preocupa aún más comprobar que esta descripción de la realidad no es exclusiva de Francia en la actualidad, sino que sucede en muchos otros países europeos y del resto del mundo, desde bastante antes de los atentados de 2015 en París.

dejarse caer - ernesto alegre

Conozco poca gente que se deje caer, simplemente.

Sin cálculo, sin mirar dónde caería.

Ese es el rasgo que distingue a quienes se ponen a pensar sin tener la mínima idea de dónde irá a parar ese pensamiento. Entregarse a uno mismo. Ser enteramente franco al mirarse al espejo.

Pensar especulando que “eso es impensable”, “que lo otro es inconcebible”, es cosa de enanos mentales. Es confundir el salvarse corriendo de una fiera con un video de fitness, es confundir al intelectual con el que sale de shopping por los libros de filosofía.