DC&HO - un camino corto en la dirección equivocada - Ernesto Alegre

Actualmente experimentamos las consecuencias de una multiplicación de las fuentes generadoras y redistribuidoras de comunicación. Al ser mucho más sencillo que antes crear y publicar contenido y al tener herramientas para escalar hacia arriba su distribución, el resultado es la superabundancia de piezas de comunicación, de los enfoques que estas expresan, de sus formatos y de sus temáticas. Son muchas las diferencias que encontramos entre cómo se comunicaba antes de la “era digital” (disculpas por el cliché), y cómo lo hacemos ahora.

el espejo digital, por ernesto alegre

En muchas oportunidades, de una forma u otra, entre colegas o con clientes, ha surgido el debate sobre dónde se refleja más la demanda y el interés social, si en medios masivos o en los medios digitales con sus correspondientes capilarizaciones en los medios sociales.

La memoria-burbuja, por ernesto alegre

El pasado siempre ha sido rediseñado desde el presente: aún sin intencionalidad, los anclajes psicológicos actuales y la fuerza modeladora del contexto presente -sumados a nuestra memoria biológicamente limitada-, cambian y reversionan al pasado.

 

Realmente no soy dado a las teorías conspirativas en general, puesto que casi todas ellas son posibles gracias a una exagerada simplificación del mundo, y en oportunidades, a una incapacidad o negligencia a la hora de tomar responsabilidades.

Para que “ellos nos dominen”, “se nos oculte la verdad” y “tengan el control” de tal o cual situación macro, es preciso plantear que el sistema se compone de pocas piezas, que las mismas son muy netas y claras, y que hay presentes básicamente dos bandos con intereses encontrados, los cuales suelen identificarse como “el bueno” y “el malo”.