Se rompe, se desata, cae, por Sir Alexander Percy Blake

Es difícil comer frente a quien tiene hambre y no tiene qué llevarse a la boca.

Y es difícil vivir frente a quien murió, cuando la muerte aún deja el remolino de su brisa luego de pasar: da vergüenza seguir allí.

Hello. Add your message here.