Tiempo de lectura: 2 minutos

El mármol y sus órganos internos., por ernesto alegre

En estas últimas vacaciones me vi de repente dentro de un baño (y bañado) de mármol en Lisboa. No es que haya aparecido súbitamente el baño alrededor mío o yo dentro del baño; lo que pasó es que de pronto me vi rodeado de toda esa piedra y mi percepción sobre su morfología se compuso muy velozmente.