La masiva mayoría de nuestra inteligencia es antigua; sólo una ínfima porción es lógica en términos estrictos, y muchas veces únicamente la usamos para explicar o justificar a la primera, que es la que realmente manda (en términos de definir decisiones).