orange hills

Al final, venimos todos a darnos cuenta de que el otoño eterno ha hecho domicilio en la mente de Sir Alexander Percy Blake.

“No deja de ser algo un tanto peculiar -hasta molesto- que las hojas caigan acariciando cosquillosamente las meninges…” se le ha escuchado acotar cruzado de brazos.