El marketing patológico ha hecho que desconfiemos de la realidad. Ahora, cuando veo a alguien en los medios pienso: ¿será una persona o una construcción?