Tiempo de lectura: 1 minuto
La vocación de Andrés, por Blithe Ernst y Sir Alexander Blake

¡Qué vocación la suya, Andrés! si bien no se ha profesionalizado, se nota que le apasiona quedar mal…