La otra belleza, por ernesto alegre

Históricamente se ha entendido como bello aquello que obedecía a un patrón general, a un estereotipo, que no es otra cosa que una serie de instrucciones, que un modelo abstracto. De esta manera, en varias teorías de las proporciones, bello significaba “acorde con el estándar de belleza”.

al final, ni Dios ni la Naturaleza existen, por ernesto alegre

El único motivo por el que estaría dispuesto a creer en Dios, es aquel por el que precisamente se dejó de creer oficialmente en él. Esto es por el color, el ritmo, la forma y el desparpajo que tiene la Naturaleza de desafiar al vacío. Concebir y hacer una gota de amarillo o un pico o una suavidad interrumpida por una aspereza en una piel sin siquiera tocar a ese ser que los posee, hacerlo sólo con la sugerencia de un código, únicamente debería ser obra de ese Dios que no existe. Para creer en él como para no emocionarse ante todo esto, hay que estar igualmente loco.

 

La belleza, ese monstruo, no es eterna.

G. Apollinaire

lo feo como aire fresco - ernesto alegre

Existe una forma muy común de percibir la realidad y esa es la de conceptualizar a los procesos como “cíclicos”. tal vez inspirada en la observación de dinámicas que parecen repetirse una y otra vez tanto en nuestro propio ser como en aquello que nos rodea (luego de cada inhalación viene una exhalación y luego otra inhalación, luego de la época cálida viene la fría y de nuevo la cálida, el sol sale y luego de su desaparición nocturna vuelve a salir para volver a esconderse 24 hs. después…).

Muchas veces me encontré, como diseñador por ejemplo, en épocas de una muy alta producción y generación de material visual; material que he intentado cuidar en los detalles para que sea de una forma concreta y no de otra.

Lo que buscaba en cada uno de esos proyectos, era, básicamente que quedaran “bien”, que resultaran “lindos” a la vez que funcionales (significando “lindo” o “bien”en cada caso una cosa diferente y posiblemente desvinculadas de mi gusto personal). Y siempre luego de un intenso período de trabajo en donde recorro muchas direcciones de arte diferentes, muchos estilos distintos y apropiados para cada proyecto, me siento como saturado, como pasado de diseño.

Cuando me ocurre esto, cíclicamente recurro a “lo feo”, a fuentes en las que no abrevaría en momentos en que lo demandado es la belleza, y siempre siento que esa búsqueda de la fealdad es refrescante, es un baño de estéticas y de registros nuevos que muchas veces dejan profundas enseñanzas de muy variados tipos.

Es algo así como una actitud análoga a la del ludópata que íntimamente busca perder; es una búsqueda despreocupada de colores, formas, combinaciones tácticas de elementos que uno pretende desde el principio que “salgan mal”; y la sorpresa de hallar algo bello o nuevo o fresco dentro de esa fealdad es muy fuerte y tonificante.

La fealdad es en cierta forma belleza no consensuada, y no pocas veces siento y hasta compruebo que la belleza misma observa a la fealdad para imitarla y rejuvenecer…

15 insights creativos sobre la cara BatHabit, unheralded insights
Hello. Add your message here.