por qué soy como soy - Alexander Percy Blake

Por algún motivo que está en un estante muy por encima de mi cociente intelectual, muchas personas creemos, incluso aseguramos, que “nos pasan cosas”. Realmente dudo que las cosas “pasen”, y mucho menos que “nos pasen” a nosotros: sospecho que las cosas no nos toman en cuenta -poniéndome radical hasta diría que las cosas no piensan ni nos perciben siquiera-, y que la explicación de aquello que vivimos y experimentamos debe “pasar” por otro lado…

Clarence Dolby, por Alexander Percy Blake

50 historias breves compuestas por Clarence Dolby con la asistencia de su cubo Rubik.

septiembre, por sir alexander percy blake

Septiembre en El Oeste, con El Idiota, El Modernista y La Luna Enferma, es la primera composición serial de Sir Alexander Percy Blake publicada por Bypass Bazaar para su colección serial pulps.

 

Descargar Septiembre

 

literatura serial, por sir alexander percy blakeBreve introducción a la literatura serial, por Sir Alexander Percy Blake.

 

Descargar Literatura Serial

 

 

diamantes, por Alexander Percy Blake

El orgasmo de Julia cuajó en tiras de terciopelo lentas, negras y largas.

El frío que sentía el pequeño Ricardo, cuajaba en diamantes que salían de su cuerpo y caían tintineando sobre el suelo, durísimos.

Todo esto parece tan raro, pero si me lavo la cabeza de palabras y me perfumo con ellas, es exactamente lo que veo.

La realidad me espera, está ahí, es una sinfonía y yo sólo tengo un estetoscopio para palparla.

El olor de la madera es el olor de una momia de carne dura.

Una flor en un florero es una mutilación boba.

Metimos en la vitrina de lo apreciable al roble y a la rosa, y dejamos en un estante alto, inaccesible y oscuro a un manojo de músculos y a una nariz…

el sueño de la almendra, por Alexander Percy Blake

Hoy cayó del árbol una almendra preciosa.

Estará viva durante siete meses, y comenzará un sueño progresivamente lisérgico, cada día más potente, cada día más concentrado.

A lo largo de este tiempo olvidará que es una almendra, y hasta descubrirá su nombre…

el tigre del fósforo, por Alexander Percy Blake

Un asiático obtuvo la esencia de un tigre y la encerró en un fósforo.

Cuando por la noche Virgo quiso encender una vela, una llama salvaje salió de la cerilla y le comió la cara.